DE BOSQUE A POTRERO: LA REALIDAD DE LA AMAZONIA

POR: María Victoria Correa, El Colombiano

Esta semana en la Amazonia colombiana hubo 2.242 incendios. El miércoles fue el día en el que el mapa más se llenó de punticos rojos y marcó la no despreciable suma de 740 fuegos. Esta cifra se queda corta al ver el dato total: en los 75 días que van de 2018, solo en esta región, ha habido cerca de 42.000 incendios. En 2016 fueron 35.000 y en 2015, 26.000.

Los datos se los reveló a EL COLOMBIANO el Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas, Sinchi, el cual monitorea satelitalmente esta zona, con el fin de evidenciar, entre otras cosas, la manera cómo, silenciosamente, se amplía la frontera agrícola.

En otras palabras esto se entiende así: cada uno de estos fuegos –de los que no se conoce su magnitud– lo que hacen es deforestar una de las regiones más ricas en biodiversidad del país. En el informe de diciembre de 2017, el último que se conoce sobre deforestación que entrega el Ideam, se advirtió que el 70 % del total de las Alertas Tempranas de Deforestación en el país se concentran en los departamentos amazónicos.

La receta de tumbar y quemar la usan, básicamente, para adaptar la tierra a cultivos, ganadería y siembra de coca. Sí, a la región –según el Sinchi– con 709 tipos de ecosistemas, 7.799 especies; entre estas se destacan 73 plantas alimenticias no convencionales y 488 especies maderables; todos los días la queman un poquito. La Amazonia hoy es una herida abierta, un animal moribundo.

Y entonces, estos departamentos aparecieron otra vez en el mapa y se convirtieron en prioridad nacional, justamente, porque hace un par de semanas las imágenes de los incendios le dieron la vuelta al país, por una coincidencia: el presidente Juan Manuel Santos viajó a la zona para anunciar la ampliación del Parque Nacional Chiribiquete y, sorpresa, se encontró con los incendios de frente. De inmediato se instaló una sala de crisis y el titular presidencial, dos días después, fue: Gobierno despliega acciones para controlar incendio en Serranía La Lindosa, en Guaviare. A la semana, los incendios, en teoría, estaban, según información de las autoridades, controlados y la Amazonia desapareció del mapa.

La deforestación sigue

Pero la realidad es otra y la región sigue ardiendo. El viernes pasado, por ejemplo, según el monitoreo del Instituto hubo 176 fuegos, el jueves 689...

http://www.elcolombiano.com/medio-ambiente/de-bosque-a-potrero-la-realidad-de-la-amazonia-HD8445854